Impresores riojanos

La saga de los Mares

La primera imprenta en Logroño data de 1502, época que resulta temprana si la comparamos con el contexto general español. Su origen no responde a ninguna razón socioeconómica, salvo como indica F.J. Norton su privilegiada situación geográfica proporcionada, tanto por su localización junto al río Ebro, como por su inclusión en el Camino de Santiago. A lo que cabe añadir su proximidad a la ciudad de Pamplona.

Si bien el traslado de Guillén de Brocar y su asentamiento en Logroño supuso el momento de mayor esplendor de la imprenta riojana, los talleres aparecidos a finales del siglo XVI propiedad de Juan de Mongastón y Matía Mares adoptarán las características de las imprentas más pequeñas con un nivel menor en cuanto a producción y obras impresas.

El origen: Matías Mares (1588-1597)

Mathias Marés fue un impresor de origen francés que recorrió diversas ciudades españolas desde 1566 hasta su muerte en 1609. De linaje oscuro, probablemente de ascendencia judía, comenzó trabajando en Salamanca y Burgos. Recaló en Bilbao en 1577, donde tras solicitar ayuda inició su actividad comercial. Comienza hispanizando su apellido con el fin de ocultar su origen mediante la supresión del acento francés, con lo que pasará a conocerse como Matías Mares. En 1586, en un momento en el que Felipe II había aceptado la propuesta de expulsión de los moriscos debido a la rebelión de las Alpujarras, Mares es denunciado por no dar noticias ciertas sobre su origen de cristiano viejo. Finalmente es encontrado culpable y debe abandonar su taller y la ciudad de Bilbao dirigiéndose poco después hacia Logroño.

Matías Mares llega a Logroño en el verano de 1587, pero no será hasta enero de 1588 cuando alquile unas casas en la calle Villanueva, donde instalará su imprenta. Con el fin de poder iniciar su actividad compra a Francisco de Soria, importante papelero logroñés, 400 resmas de papel a 7 reales la resma, entregadas en tandas de treinta en treinta. Con este papel imprime, al menos, dos libros: un «Libro de Albeytería», de Pedro López de Zamora y un librito en octavo de treinta y tres folios con algunos pasos de Lope de Rueda.

El impresor se establecerá en la capital riojana hasta 1597, si bien también realizó dos ediciones en Santo Domingo de la Calzada, en 1588 y 1590. Este hecho lo convierte en el precursor de la imprenta en esta ciudad riojana.

El establecimiento de Mares en Logroño hará que esta ciudad cuente con una imprenta dependiente de la demanda de la ciudad en la que la producción quede circunscrita al ámbito regional en detrimento de la universalidad de obras producidas como había ocurrido con Brocar.

De aquí marcha a Pamplona, gracias a su matrimonio con Graciosa de Oroz que había quedado viuda del también impresor Pedro Porralis. En dicha ciudad  se fecha su primera impresión en 1596. Sin dejar este taller imprime entre 1607 y 1609 en Irache.
Finalmente Matías moriría en Pamplona en el año 1609, al frente de su negocio cuando trabajaba en la impresión de una crónica sobre la festividad del Corpus que firmará su viuda.

En su taller logroñes Mares imprime 11 obras, entre ellas el Libro de albeyteria de Pedro López Zamora (1588), Speculum testamentorum de Diego Espino de Cáceres (1592), la primera parte de las Demostraciones catholicas de Juan Bautista Fernández (1593) o la Relación y reglas del compucto castellano de Juan Moreno (1593). Además de estas, su producción se completa con las dos realizadas en Santo Domingo de la Calzada, ambas de Francisco Oñez, Obseruationes Francisci Onnezii Pancoruini ... in non pauca iurisconsultorum responsa septuaginta capitibus conclusae ... en 1588 y Observationum posteriorum capita triginta, en 1590.

La continuidad: Herederos de Matías Mares (1597-1636) y Diego Mares (1602-1622)

Con la marcha de Matías a Pamplona para hacerse cargo de la imprenta de su mujer en 1596, la historia de su imprenta de Logroño es algo confusa, ya que aparecen obras dispersas firmadas por “Herederos de Matías Mares”.

Así es posible que la imprenta de Logroño prosiguiera sus trabajos, bien dirigida por algún oficial y supervisada directamente por Matías que se trasladó a la capital de La Rioja para atender asuntos de taller o bien que quedara a cargo de Diego Mares, su hijo, que firma un número muy limitado de obras entre los años 1602 y 1622, entre ellas Constituciones synodales del obispado de Calahorra y la Calçada (1602) y Politica española : contiene un discurso cerca de su monarquía, materias de Estado, aumento i perpetuidad ... (1619) de Juan de Salazar.

El ocaso: Viuda de Diego Mares (1636-1637)

Poco se puede decir de la labor que desarrolla a la muerte de Diego Mares su viuda. La única impresión conocida con la mención de "Viuda de Diego Mares" es la que realiza en 1637, In evangelia sanctorum et temporis Christi, Deiparae, apostolorum, religionum parentum de Antonio de Escobar y Mendoza. En el pie de imprenta consta Iuliobrigae, identificada con Logroño. 
Complica la identificación de la edición la existencia de, al menos, tres emisiones distintas: dos de Logroño, de 1636 y 1637, y una de Arcubus o Los Arcos (Navarra).


Obras en BiVirLa de la saga Mares

Impresos por Matías Mares

Impresos por Diego Mares:

Impresos  por la Viuda de Diego Mares: